Vertical de Gran Reserva 890 en el restaurante Membibre.

Hace unos días, nos juntamos el grupo de cata para rendir tributo a una de las bodegas españolas que mas estima tenemos debido a la gran calidad que atesora desde su fundación. Se trata de Bodegas La Rioja Alta.

La decisión fue hacer una vertical de una de sus referencias históricas, el Gran Reserva 890.

Hablar de esta bodega es hablar de historia viva de la Rioja y en extensión, a la del país.

Sus referencias tan conocidas como el Viña Ardanza o Viña Arana al igual que sus Gran Reserva 890 como el Gran Reserva 904, le dan el titulo de ser una de las bodegas más reconocibles y reconocidas del territorio vinícola español.

La cifra 890, se debe al año de fundación de esta bodega, cuando 5 familias riojanas y vascas se ubican en el celebre Barrio de la Estación de Haro en una época señalada por la devastadora plaga de la filoxera que estaba aniquilando el viñedo francés. Es por eso, que obtienen beneficio por la llegada de elaboradores del país galo inculcando sus técnicas empleadas esencialmente en el viñedo bordelés, a la elaboración de vinos en La Rioja.

La Rioja Alta.jpg

La reunión tuvo lugar en un restaurante que nos ofreciera una cocina basada en sabores nítidos y platos bien ejecutados. La opción se decantó por Membibre, donde Víctor Membibre trabaja a la perfección, una cocina fundamentándose en un producto de primera calidad y unos platos reconocibles.

Membibre entrada.

Después de abrir todas las botellas,tomarnos un champagne rosé de Laurent Perrier de los años 80 y ubicarnos, empezamos desde el vino más joven al más longevo.

  • Gran Reserva 890. Año 1994.

 

Gran reserva 890 94.jpg

El benjamín de la cata con sus ya 24 años a sus espaldas se presenta con un color rojo cereza con poco rasgo de evolución.

En nariz el equilibrio entre fruta y crianza se hace evidente.

En boca tiene una fuerza que hace pensar en abrir este vino con 10 años más como mínimo. Un verdadero testigo que nos da la razón que estos vinos están hechos para durar muchas décadas.

  • Gran Reserva 890. Año 1987.

Gran reserva 890 87.jpg

Personalmente pienso que fue el vino más completo de la cata.

Tenia una sabia longevidad unificada con una arrolladora boca llena de matices pero todo en su sitio. Fruta muy madura, bosque húmedo, metálicos, fondo especiado…

  •  Gran Reserva 890. Año 1982.

gran reserva 890 83.jpg

Una de las añadas históricas de Rioja que los que ya tenemos una edad la recordamos por el año del Mundial 82.

La botella sin ser mala estaba algo tímida en nariz con una boca algo apagada y un final ligeramente rustico.

  •  Gran Reserva 890. Año 1978.

gran reserva 890 78.jpg

 

Otra gran botella de la reunión. Vino perfectamente ensamblado, con una nariz cautivadora. En boca era pura armonía.

  •  Gran Reserva 890. Año 1975.

gran reserva 890 75.jpg

 

La botella tonta de la jornada. Ya el corcho no mostraba buenas sensaciones. En nariz no estaba tan mal, pero la boca andaba agotada. Una pena.

  •  Gran Reserva Centenario 1890-1990. Año 1973.

gran reserva aniversario 890 73.jpg

 

La botella más cambiante de todas. Empezó tímida, incluso algunos pensamos que estaba contaminada por TCA (aroma a corcho) pero luego a medida que fue aireándose, fue tornándose a un vino de buena complejidad y armonía.

  • Gran Reserva 890. Año 1964.

gran reserva 890 64.jpg

 

¿Y que decir de esta añada histórica por su calidad en Rioja?. Tanto por la añada como por su dificultad de encontrar botellas, era la que más ganas teníamos.

Un vino de una gran elegancia tanto en nariz como en boca. Quizás echamos de menos más garra y complejidad ya que a esta añada siempre hay que pedirla el máximo. Aun así, fue una gran botella. Extraordinaria experiencia probar este esquivo vino.

 

Por lo que respecta a la comida, íbamos con un menú cerrado para la ocasión que y aunque algunos platos eran de compleja armonía con el vino, no fueron del todo mal. Ademas ponerte en manos del equipo de restaurante Membibre, hace que el resultado sea una experiencia más que satisfactoria.

Ya hable en otro “post” del restaurante, así que iré directamente a lo que fueron los platos.

El inicio se compuso de tres snacks. Ostra, salmón y croqueta. Ambos de buena ejecución que nos sirvió para abrir con el primer vino relatado, el 94.

Membibre snack mejillon, croqueta y salmón .jpg

Después continuamos con un plato que Víctor borda en cocinas, el chili crab de txangurro (centollo), un plato difícil de armonizar con un tinto por su aporte picante aunque tanto la fuerza del 94 como la arrolladora personalidad del 87 aguantaron el tipo.

Membibr txangu.jpg

Luego vino un plato de raya a la mantequilla. Sutil sabor que trabajo bien con el tinto del 82.

Membibre rayal .jpg

 

Continuamos con un plato de perdiz ligeramente escabechada con salsa de chocolate. Para mi el mejor plato de todos donde el escabeche no se apoderaba del plato y esa salsa de cacao armonizaba bien con el conjunto del vino. Sin problemas con los tintos 78 y 73.

Membibre perdiz al chocolate .jpg

 

El plato final fue pichón con ravioli de sus interiores. Ave perfectamente cocinada con un ravioli relleno de su poderosa royal que estaba para comerse un plato entero. Buena conjunción con el 64.

Membibre pichón y ravioli royal.jpg

 

 

Sin duda un buen repaso a una referencia histórica del país que no es otra que el Gran Reserva 890.

 

Hughes Beguet “Orange was the color of her dress” 2013 (AOC Arbois). Armonías en el restaurante Umiko.

Hugues Beguet Orange .jpg

Bodega: Hugues Beguet.
D.O./Zona: ArboisJura
País: Francia
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12 %
Varietales: Savagnin
Precio aproximado: De 16 a 19 €

Elaboración : Propia de los llamados vinos naranjas, 8 meses de maceración en contacto con sus pieles. Viticultura biodinámica.

 

Ojo  Color amarillo dorado.

Nariz  algo tímido al principio pero con el aire van saliendo notas frutales de melón, bastantes notas cítricas de naranja, flor marchita, más al fondo hay hierba seca y nuez.

Boca  en boca es fresco, de buena acidez, con cierta carnosidad, cítricos, destacando la naranja y el pomelo. Termina en boca con un fondo cremoso y ligeramente vegetal. Persistencia media.

Buen vino del Jura de la variedad savagnin que conjugo muy bien los buenos bocados de unos de los restaurantes de referencia en Madrid si hablamos de cocina oriental de fusión, Umiko.

Juan Alcaide y Pablo Álvaro Marcos crean buenas emociones en cada plato que te sirven. Creaciones donde se unen la imaginación y la buena materia prima.

Dos cocineros jóvenes con un largo bagaje en cocinas del mismo estilo y que cada vez más, son aclamados por la critica.

 

Umiko.jpg

Foto. Pez limón.

 

Umiko (1).jpg

Foto. Bolognesa de atún.

 

Umiko (2).jpg

Foto. Porra Guo Rong

 

Umiko Nigiri.jpg

Foto. Nigiri de anguila ahumada y foie.

 

Umiko Karubi.jpg

Foto. Karubi al aroma de Hibiki (Corte japones de carne de buey Wagyu a baja temperatura).

También un profundo champagne de la longeva maison Lecrerc Briant,  acompaño a la perfección la comanda y no me canso de decirlo, no creo que haya vino más versátil para la cocina en general. Habría que crear un lema que diga, “si no sabes que abrir con ese plato, abre un Champagne”.

Champagne Lecrerc .jpg

Caroline y Patrice Hughes Beguet se instalaron en Mesnay, población cercana a Arbois en el año 2009 dejando atrás su vida en el paisaje urbano de la ciudad.

Ellos ahora trabajan 4 hectáreas de viña siguiendo la agricultura biodinámica. Las variedades que trabajan son savagnin para los blancos y ploussard o poulsard para los tintos.

Hugues Beguet Patrice

Foto. Patrice Hugues.

Sin duda una buena jornada rodeado de buenos vinos con una comida de calidad, llena de creatividad.

 

 

PINCELADAS DE LA CATA DE BLANCOS INTERNACIONALES.

Tocaba el pasado sábado juntarnos el grupo de amigos en torno a una relación de vinos blancos internacionales y una buena mesa.

Esta vez la reunión fue en el restaurante Viavelez donde Paco Ron con su buena mano en los fogones, nos realizo un menú expresamente para los vinos que llevábamos.

Me enfocare a los vinos mas sobresalientes de la reunión ya que por desgracia varias botellas salieron con defectos. Ya se sabe que en esto del vino ocurre y mas si estos son vinos con bastantes años en sus espaldas.

aleman.jpg

 

Este Rheingau de 1984 resulto agradable, notas clásicas de Riesling aunque andaba un poco justo de acidez y profundidad en boca.

 

lacrima.jpg

 

El Lacryma de Maestrobernardino tenia complejidad en nariz en boca resulto redondo y bastante amplio de matices. Una curiosidad que gusto por lo general en la mesa.

 

lynch.jpg

 

Este blanco de Lynch Bages del 1992 estaba sedoso y elegante. Una buena botella aunque se quedaba algo corto en el recorrido fruta quizás del mal año en la zona.

 

gravonia (1).jpg

 

Gravonia 4º año 1951. Sin duda hubo unificación al encumbrar a esta botella como la mejor de la comida. Aunaba elegancia y garra. Notas de trufa en nariz y una boca llena con una tensión envidiable.

 

trebiano.jpg

 

Tocaba el momento del Trebbiano de Valentini 2011. Un vino en plenitud de facultades con una importante acidez.

 

porto blanco.jpg

 

Este Porto blanco de Gilbert’s embotellado en los 80 se dejo para el final acompañando a una selección de quesos asturianos.

Un Porto agradecido y equilibrado, con menos potencia de los Portos blancos que se suelen beber.

 

  • Y estos son algunos de los platos del menú.

 

croquetas .jpg

 

Croquetas muy finas y con una masa en estado casi liquido.

 

alitas.jpg

 

Alitas de pollo fritas con jengibre, cilantro, soja y sésamo. Para comer por docenas.

 

ensalada.jpg

 

Ensalada con sus escabeches. Refrescante y original creación.

 

garbanzo y oreja .jpg

 

Guiso de garbanzos y oreja. Aunque estaba bueno, a este tipo de platos se le pide mas fondo. Este vino bastante desgrasado.

 

salpicon (1).jpg

 

Salpicón de bogavante. Como en el anterior, le faltaba algo mas de carácter a este plato donde eso si, el bogavante era de muy buena calidad.

 

perdiz.jpg

 

Perdiz frita y especiada. Un plato muy sencillo pero a la vez de un gran sabor. Para comer como pipas.

 

presa.jpg

 

Roastpork de presa, algas, ají rojo, mostaza antigua. Plato con carácter pero a la vez bastante sutil.

 

En conclusión, una buena reunión donde la emoción de abrir botellas únicas siempre prevalece aunque alguna vez te lleves una decepción con esa botella donde pusiste todas las esperanzas y no salio bien.