Vertical de Gran Reserva 890 en el restaurante Membibre.

Hace unos días, nos juntamos el grupo de cata para rendir tributo a una de las bodegas españolas que mas estima tenemos debido a la gran calidad que atesora desde su fundación. Se trata de Bodegas La Rioja Alta.

La decisión fue hacer una vertical de una de sus referencias históricas, el Gran Reserva 890.

Hablar de esta bodega es hablar de historia viva de la Rioja y en extensión, a la del país.

Sus referencias tan conocidas como el Viña Ardanza o Viña Arana al igual que sus Gran Reserva 890 como el Gran Reserva 904, le dan el titulo de ser una de las bodegas más reconocibles y reconocidas del territorio vinícola español.

La cifra 890, se debe al año de fundación de esta bodega, cuando 5 familias riojanas y vascas se ubican en el celebre Barrio de la Estación de Haro en una época señalada por la devastadora plaga de la filoxera que estaba aniquilando el viñedo francés. Es por eso, que obtienen beneficio por la llegada de elaboradores del país galo inculcando sus técnicas empleadas esencialmente en el viñedo bordelés, a la elaboración de vinos en La Rioja.

La Rioja Alta.jpg

La reunión tuvo lugar en un restaurante que nos ofreciera una cocina basada en sabores nítidos y platos bien ejecutados. La opción se decantó por Membibre, donde Víctor Membibre trabaja a la perfección, una cocina fundamentándose en un producto de primera calidad y unos platos reconocibles.

Membibre entrada.

Después de abrir todas las botellas,tomarnos un champagne rosé de Laurent Perrier de los años 80 y ubicarnos, empezamos desde el vino más joven al más longevo.

  • Gran Reserva 890. Año 1994.

 

Gran reserva 890 94.jpg

El benjamín de la cata con sus ya 24 años a sus espaldas se presenta con un color rojo cereza con poco rasgo de evolución.

En nariz el equilibrio entre fruta y crianza se hace evidente.

En boca tiene una fuerza que hace pensar en abrir este vino con 10 años más como mínimo. Un verdadero testigo que nos da la razón que estos vinos están hechos para durar muchas décadas.

  • Gran Reserva 890. Año 1987.

Gran reserva 890 87.jpg

Personalmente pienso que fue el vino más completo de la cata.

Tenia una sabia longevidad unificada con una arrolladora boca llena de matices pero todo en su sitio. Fruta muy madura, bosque húmedo, metálicos, fondo especiado…

  •  Gran Reserva 890. Año 1982.

gran reserva 890 83.jpg

Una de las añadas históricas de Rioja que los que ya tenemos una edad la recordamos por el año del Mundial 82.

La botella sin ser mala estaba algo tímida en nariz con una boca algo apagada y un final ligeramente rustico.

  •  Gran Reserva 890. Año 1978.

gran reserva 890 78.jpg

 

Otra gran botella de la reunión. Vino perfectamente ensamblado, con una nariz cautivadora. En boca era pura armonía.

  •  Gran Reserva 890. Año 1975.

gran reserva 890 75.jpg

 

La botella tonta de la jornada. Ya el corcho no mostraba buenas sensaciones. En nariz no estaba tan mal, pero la boca andaba agotada. Una pena.

  •  Gran Reserva Centenario 1890-1990. Año 1973.

gran reserva aniversario 890 73.jpg

 

La botella más cambiante de todas. Empezó tímida, incluso algunos pensamos que estaba contaminada por TCA (aroma a corcho) pero luego a medida que fue aireándose, fue tornándose a un vino de buena complejidad y armonía.

  • Gran Reserva 890. Año 1964.

gran reserva 890 64.jpg

 

¿Y que decir de esta añada histórica por su calidad en Rioja?. Tanto por la añada como por su dificultad de encontrar botellas, era la que más ganas teníamos.

Un vino de una gran elegancia tanto en nariz como en boca. Quizás echamos de menos más garra y complejidad ya que a esta añada siempre hay que pedirla el máximo. Aun así, fue una gran botella. Extraordinaria experiencia probar este esquivo vino.

 

Por lo que respecta a la comida, íbamos con un menú cerrado para la ocasión que y aunque algunos platos eran de compleja armonía con el vino, no fueron del todo mal. Ademas ponerte en manos del equipo de restaurante Membibre, hace que el resultado sea una experiencia más que satisfactoria.

Ya hable en otro “post” del restaurante, así que iré directamente a lo que fueron los platos.

El inicio se compuso de tres snacks. Ostra, salmón y croqueta. Ambos de buena ejecución que nos sirvió para abrir con el primer vino relatado, el 94.

Membibre snack mejillon, croqueta y salmón .jpg

Después continuamos con un plato que Víctor borda en cocinas, el chili crab de txangurro (centollo), un plato difícil de armonizar con un tinto por su aporte picante aunque tanto la fuerza del 94 como la arrolladora personalidad del 87 aguantaron el tipo.

Membibr txangu.jpg

Luego vino un plato de raya a la mantequilla. Sutil sabor que trabajo bien con el tinto del 82.

Membibre rayal .jpg

 

Continuamos con un plato de perdiz ligeramente escabechada con salsa de chocolate. Para mi el mejor plato de todos donde el escabeche no se apoderaba del plato y esa salsa de cacao armonizaba bien con el conjunto del vino. Sin problemas con los tintos 78 y 73.

Membibre perdiz al chocolate .jpg

 

El plato final fue pichón con ravioli de sus interiores. Ave perfectamente cocinada con un ravioli relleno de su poderosa royal que estaba para comerse un plato entero. Buena conjunción con el 64.

Membibre pichón y ravioli royal.jpg

 

 

Sin duda un buen repaso a una referencia histórica del país que no es otra que el Gran Reserva 890.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s