Salón de los vinos generosos.

Hace unas semanas se celebro el II Salón de los Vinos Generosos en Madrid,  bien organizado por Calduch comunicación. Para mi un salón totalmente imprescindible y imperiosamente necesario visto el interés creciente que están suscitando estos vinos en los últimos años.

No me quiero extender en la ya sabida calidad que atesoran estos vinos, patrimonio único en el mundo y lo mejor, que los tenemos aquí, en Andalucía.

Crianza biológica, oxidativa, Palomino, Pedro Ximenez, Jerez, Sanlucar, Lebrija,Huelva, Chiclana, Montilla…todo un abanico donde poder elegir y deleitarse.

Vinos que tengo que reconocer que me costaron su trabajo para entenderlos, pero, cuando caes en su influjo, ya no quieres salir nunca de ese embrujo.

Quiero aportar unas fotos destacando al menos lo que mas me gusto. Ademas aporto algo de la historia de cada una de las bodegas citadas.

En 1876 los hermanos Díez y Pérez de Muñoz comenzaron en Jerez un negocio bodeguero. Años más tarde se les unió su hermano Francisco creando “Díez Hermanos”, fue entonces cuando su majestad el Rey Alfonso XII les concede el título honorífico de “Proveedor de la Real Casa” y con ello el uso del “Escudo de Armas Reales” en facturas y etiquetas.

 Más tarde, los herederos de los socios fundadores, adquieren las bodegas “Marqués del Mérito” y, en 1979 las unen a “Díez Hermanos” formando DÍEZ-MÉRITO.

En el año 1981, la bodega pasa a formar parte del Grupo Rumasa, incorporando marcas como Pemartin, la gama de licores Otaola y la marca Bertola.

En 1985 Marcos Eguizabal adquiere las bodegas “Díez-Mérito”, para unirlas co
n las bodegas de Rioja “Federico Paternina”; formando el grupo bodeguero del mismo nombre “Federico Paternina”.

En marzo de 2016, la familia jerezana Espinosa, adquiere las bodegas constituyendo Bodegas y Viñedos Diez- Mérito, volviendo a dotar a la compañía de entidad propia, incorporando viñedos y bodegas de sobria presencia, como la de Bertemati, majestuoso edificio que data de 1790, que debe su nombre a uno de sus primeros propietarios: el Marqués de Misa, y la bodega de El Cuadro, en las que la sabiduría de Jerez impregna cada rincón. Desde las bellas sacristías donde se catan los vinos y los diferentes cascos de bodega, compuestos de arcadas y bóvedas, donde los vinos reposan y envejecen de manera silenciosa, hasta los patios y jardines que oxigenan a través de puertas y ventanas a las centenarias Criaderas y Soleras donde se puede oler y sentir la fuerza de uno de los vinos más antiguos del mundo; el prestigioso Amontillado Fino Imperial, las cuales se remontan al año 1876.

mérito .jpg

 

Es una de las bodegas de mayor prestigio y reconocimiento internacional de Andalucía. La bodega cuenta con extensos viñedos situados en los más famosos pagos de la Sierra de Montilla y Moriles (Córdoba). Aquí su cepa protagonista es la Pedro Ximénez, oriunda del Rhin, uva que se convierte en la base única de sus vinos dulces, finos, olorosos y amontillados.

A lo largo de su historia, la bodega Alvear ha conservado su carácter familiar manteniendo sus raíces. Los Alvear de hoy son muy numerosos, más de 50 son ahora los propietarios, siendo también de la familia alguno de los responsables de la empresa.

alvear.jpg

 

Fue en 1835 cuando el joven manual María González Ángel fundó González Byass e inició, así, una larga y apasionada andadura dedicada al mundo del vino.
Manuel Mª encontró el mejor apoyo para iniciarse en el fascinante negocio del Jerez en su tío materno, José Ángel , Tío Pepe. Él fue quien le enseñó todo sobre el vino Fino hasta el punto de darle nombre a la solera fundacional en cuyas botas aún hoy puede leerse “Solera del Tío Pepe”. Así empieza a forjarse la leyenda del Fino más famoso de España y del mundo.

Animado por el continuo desarrollo de las exportaciones y el creciente éxito de su empresa, Manuel María González decidió asociarse con Robert Blake Byass, su agente en Inglaterra, a quien en una carta escrita en 1844 le recomendaba vender un vino “excepcionalmente pálido…” fueron las primeras botas de Tío Pepe enviadas al Reino Unido donde tuvieron una magnífica acogida. La alianza comercial entre las familias Byass y González se mantuvo hasta el año 1988 cuando la familia Byass se retiró del negocio y la bodega pasó a los descendientes directos de Manuel María González.

Retrato de Manuel María González Ángel, fundador de González Byass.

 

Actualmente, sigue siendo una bodega familiar, presidida por la 5ª generación de la familia González que siempre ha mostrado su pasión por el mundo del vino, su amor a la naturaleza y el apoyo al medio ambiente.El carácter emprendedor de Manuel María González Ángel se tradujo en la instalación de luz eléctrica en sus bodegas dos años antes que lo hiciera la propia ciudad(Jerez fue, conjuntamente con Haro, en La Rioja, la primera ciudad española que contó con luz eléctrica, además de traer una línea de agua corriente depurada a sus instalaciones. Colaboró intensamente en el tercer proyecto de ferrocarril que hubo en España, así como en multitud de nuevas instalaciones industriales hasta entonces desconocidas en nuestro país.

byass.jpg

 

Los orígenes de Bodegas “La Cigarrera” se remontan a 1758 cuando el destacado mercader D. Joseph Colóm Darbó, oriundo de Barcelona y establecido en Sanlúcar,  toma a censo unos inmuebles ubicados en el Callejón del Truco, propiedad de los Mercedarios Descalzos donde iniciaría un negocio de vinos.

Años más tarde (1771) D.  Joseph Colóm, junto a su hijo D. Francisco de Paula Colóm Borrego, funda la empresa “Colóm y Compañía” donde se agruparon todos sus negocios. En 1781 se tomó nuevamente  a censo, esta vez a la Comunidad del Convento de Religiosos de Madre de Dios, existente aún  hoy en día, una casa muy deteriorada  y tres solares contiguos sitos en la Plazuela de su convento ampliándose con ello, las primitivas instalaciones bodegueras.

En 1791 fallece el fundador, D. Joseph Colóm, siendo las Casas-Bodegas de la Calle Truco y Plaza Madre de Dios adjudicadas por herencia a sus cinco hijos, los hermanos Colóm Borrego, que continuaron ampliando el negocio vinatero mediante la adquisición en el año 1.798 al Convento de Santo Domingo de Guzmán, igualmente a censo, de una casa situada en la calle Truco llamada del “Horno de la Munición”. Por último, en 1.802, adquieren a Don José Helvant unas bodegas con entrada por la Calle Torno de Madre de Dios.

En 1842 las Casas-Bodegas propiedad de la firma  “Colóm y Compañía”  pasan a manos de D. Rafael Colóm y Palma adquiriendo, posteriormente, al resto de herederos  la totalidad de la finca y manteniendo la empresa vinatera.

Al fallecer D. Rafael Colóm y Palma sin descendencia directa, sus bienes pasaron a diferentes miembros de la familia, aunque la actual bodega “La Cigarrera” fue adquirida en 1891 por D. Manuel Hidalgo Colóm, uno de los herederos  y bisabuelo paterno de los actuales gestores de la bodega, quién continuó y expandió el negocio vinatero cobrando gran auge momento en el que se lanzó al mercado la manzanilla “La Cigarrera”.

Al fallecimiento de D. Manuel Hidalgo Colóm heredan la finca sus hijos Dña. Emilia (bodega de la Calle Truco) y D. Manuel José Hidalgo Colóm (casa) y, a la muerte de este último, su hijo D. Rafael Hidalgo Otaolarruchi unifica ambos inmuebles constituyéndose la actual bodega que se dedica entonces al exclusivo negocio de Almacenado de vinos.

En 1990 hereda el negocio Doña María del Pilar García de Velasco Pérez, viuda de D. Rafael Hidalgo Otaolarruchi, siendo la actual propietaria, estando gestionada por sus hijos, los hermanos Hidalgo García de Velasco, cuyos apellidos tienen amplia raigambre histórica en el negocio bodeguero de la ciudad,  y que representan a la novena generación de descendientes del iniciador del negocio.

cigarrera.jpg

La gama de vinos de Jerez presenta los más selectos vinos de la zona, desde los finos más pálidos, secos y elegantes, hasta los vinos de sacristía más singulares. En los últimos años nuestros vinos han recibido las más altas distinciones nacionales e internacionales. La colección no sería completa sin nuestros viejísimos vinagres de Jerez, embotellados en cantidades muy limitadas para garantizar una calidad inigualable.
fernando de castilla.jpg

En 1.730 fundan en Jerez de la Frontera la compañía para la producción y comercialización de vinos de Jerez. La visión empresarial, adelantadísima para su época desde los inicios de la compañía y de los hombres que la crearon, hace que cuando Pedro Domecq Lembeye hereda de su tío en 1.794 el negocio, le permita desarrollar una labor eficacísima de gestión y de altas dotes de organización.

En estos últimos años, Domecq se ha transformado en una empresa que, respetando valores arraigados en la más honda tradición, ha sido capaz de situarse a la cabeza en innovaciones tecnológicas e implantación de sistemas que aseguran y garantizan la calidad a sus miles de clientes y consumidores.

harveys.jpg

 

Harveys ·TIPO DE VINO: MEDIUM VORS – PALO CORTADO BLEND VIEJÍSIMO (Certificado por la D.O. más de 30 años de vejez)

·VARIEDAD DE LA UVA: 98 % Palomino, 2% Pedro Ximenez, ambas seleccionadas del pago de Macharnudo en la zona del Jerez Superior.

· ENVEJECIMIENTO: Sistema de Soleras, en botas de roble americano de 500 L de capacidad, de vinos exigentemente seleccionados de las características de Palo Cortado.

·FUNDACIÓN DE LA SOLERA: 1.906

 

En la segunda mitad del s. XIX la familia Hidalgo comienza la actividad bodeguera partiendo de soleras de vino y viñas de su propiedad.

A principios del S.XX D. Emilio Hidalgo e Hidalgo cuenta ya con un negocio afianzado, delegación en Londres y presencia en numerosos países.

A partir de 1970, ya constituida en sociedad anónima, desarrolla una importantísima actividad exportadora en los mercados de Inglaterra, Holanda, Alemania y Austria, así como en EE.UU, Japón, Dinamarca, Italia, Francia y Bélgica.

En la actualidad se conservan extraordinarias partidas fundacionales de vino y brandy que han sido continuadas, acrecentadas y enriquecidas siendo la quinta generación de la familia fundadora la que se dedica a la labor bodeguera.

hidalgo.jpg

 

Fundada en 1877 por Sir. Alexander Williams, gran conocedor y admirador de los productos jerezanos, y Arthur Humbert, especialista en relaciones internacionales.

Desde entonces se conservan parte de los vinos y brandies de la casa en botas de roble de la más alta calidad (soleras). Estos forman la base del actual desarrollo y crianza de cada uno de los vinos y brandies de las Bodegas Williams & Humbert.

En los años 60, José Medina funda la primera bodega que lleva el mismo nombre de su presidente, a la que, 2 años más tarde, se incorporan sus hermanos Nicolás,Angel y Jesús.

El negocio, que se desarrolla fundamentalmente en mercados exteriores, va creciendo mediante acuerdos de colaboración con distintas compañías compradoras hasta llegar al año 1979 en el que forma sociedad con la multinacional holandesa Royal Ahold, a través de la Sociedad Luis Páez. Esta asociación y posteriores acuerdos de colaboración permiten a la familia incrementar su presencia en Jerez, llegando en pocos años a estar entre las primeras empresas comercializadoras del jerez a nivel mundial. Desde el comienzo del negocio, caracterizado por su agresividad y buen hacer empresarial, se van adquiriendo distintas marcas que potencian y multiplican las capacidades de la familia y sus socios, siendo la última adquisición la internacional Williams & Humbert, que hoy en día da nombre a todos los negocios de la familia.

Las relaciones entre la familia Medina y la multinacional holandesa Ahold se remontan a 1979, año en el que Ahold toma una participación del 50% en Luis Páez S.A. (ahora Bodegas Williams & Humbert S.A.), bodega propiedad de los hermanos Medina. La familia Medina alcanzó en 2005 un acuerdo con Royal Ahold para adquirir el otro 50% que ésta poseía en dicha sociedad. Por medio de éste, la familia Medina consolida la gestión de los negocios de los que ya venía siendo responsable con la titularidad del capital social de la matriz y filiales.

williams humbert.jpg

humbert.jpg

La historia de Osborne se remonta a finales del siglo XVIII, cuando un joven comerciante inglés, de nombre Thomas Osborne Mann, llegó a tierras gaditanas para comercializar los vinos de la zona. Pronto comienza a hacer negocios en el Puerto de Santa María y es en esta localidad donde funda su propia bodega que, más de 200 años después, se convertiría en el gran grupo empresarial que es hoy, de fama y reconocimiento internacional.

osborne.jpg

 

Arfe es el acrónimo de los apellidos de Luis Arroyo Felices, un elaborador que se aleja de la tradición del Marco de Jérez, con un estilo muy personal. Fundada en el año 2000  la bodega no vinifica ni encabeza tan solo cría y dirige sus vinos hacia la elaboración de un insurgente Palo Cortado, único vino que elaboran, que difiere de otros en su elaboración, estilo y hasta estética. Un interesenta Palo Cortado de escasísima producción.

 

Palo cortado 405_104046.jpg

 

Delgado Zuleta es la bodega más antigua del Marco de Jerez. Según se recoge en diferentes documentos de su archivo, sus orígenes se remontan al siglo XVIII, perteneciendo el legajo más antiguo encontrado en el amplio archivo de la empresa a 1719. Es en 1744 cuando el Cargador a Indias, Caballero de la Orden de Calatrava y Regidor Perpetuo de Sanlúcar, don Francisco Gil de Ledesma y Sotomayor, inicia la actividad de esta empresa vinatera, y cuatro años más tarde presenta ante el Cabildo de Sanlúcar un proyecto para el establecimiento de una compañía sanluqueña dedicada al comercio con América.

La empresa se mantiene con los nombres de los sucesores de Gil de Ledesma, hasta que a finales del siglo XIX, Dolores Ñudi, una de sus descendientes directas, contrae matrimonio con don José María Delgado y Zuleta, marino de guerra que arriba al puerto de Sanlúcar de Barrameda y deja su carrera militar para ocuparse del negocio vinatero, adoptando la empresa su nombre y apellidos como denominación mercantil. En esa época la compañía experimenta una importante expansión, llegando a ser proveedores de la Real Casa de Sus Majestades don Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia.

Tras fallecer José María Delgado y Zuleta se hace cargo del negocio su hijo, Tomás Delgado Ñudi, pasando a denominarse la empresa “Hijo de José Delgado Zuleta S.L.”, convirtiéndose en 1955 en Sociedad Anónima. El 24 de junio de 1974 se adopta el nombre comercial que se mantiene en la actualidad: Delgado Zuleta S.A., y cuatro años más tarde se produce la fusión con la bodega sanluqueña Rodríguez La-Cave S.A., si bien no se modifica el nombre de la sociedad.

 

qvo vadis.jpg

Qvo Vadis es un vino VORS muy viejo, de más de 40 años de crianza, que tiene su origen en las soleras de la casa Rodríguez La-Cave. De los llamados ‘vino de pañuelo’ por su espectacular riqueza, elegancia y profundidad aromática. Una muestra viva de arqueología enológica, que por sí mismo encierra los más de 270 años de historia de la bodega. El vino que todo buen aficionado debe probar al menos una vez en su vida.

La pujanza del negocio vinícola atrae a comerciantes de medio mundo pero es un español, Juan Sánchez de la Torre, quien en 1781 sienta las bases de la sociedad Sánchez Romate Hermanos, una de las pocas bodegas que sigue actualmente en manos de propietarios jerezanos.

Además del reconocimiento del mercado a la calidad de sus vinos, Juan Sánchez de la Torre consigue pronto el aprecio de sus conciudadanos: el bodeguero es un hombre inquieto y culto, un verdadero hijo de su tiempo, la Ilustración, que brinda un apoyo decidido al progreso de la educación y las artes en Jerez.

Con el tiempo, la bodega creció y se adaptó a los sucesivos avances técnicos manteniendo el respeto a la tradición elaboradora. Más de un siglo después de su fundación, la firma alcanza uno de sus principales hitos cuando en 1887 la cuarta generación de los Sánchez Romate decide crear un brandy exclusivo para la familia y los amigos más allegados. Nace así Cardenal Mendoza Solera Gran Reserva, el brandy insignia de la casa.

Manteniendo hasta hoy la independencia, la historia de la bodega ha conocido otros episodios señalados. En 1909, por ejemplo, fue nombrada proveedora de la Cámara de los Lores del Reino Unido; poco más tarde, en el 17, alcanzó el título de proveedora del Sacro Palacio Apostólico del Vaticano.

Hoy los vinos y brandies de Sánchez Romate mantienen su vocación internacional, con una decidida expansión por los cinco continentes.

 

 

romate

OLD & PLUS

La bodega cría una partida limitadísima de vinos muy viejos, algunos sin fecha de nacimiento conocida, que tradicionalmente han estado reservados para el consumo de la propia familia. Elaboradas con soleras centenarias, estas joyas enológicas constituyen un privilegio exclusivo que Sánchez Romate Hermanos ofrece con carácter excepcional a sus mejores clientes de todo el mundo.

 

Bodegas Tradición es una joven bodega de Jerez pero con el honor de ser sucesora de una de las bodegas más antiguas de la región. La bodega fue fundada en 1998 por D. Joaquín Rivero quien decidió dar continuidad a la tradición bodeguera de la familia.

Sus orígenes se basan en las bodegas CZ-J.M. Rivero, una de las casas más prestigiosas de Jerez, fundada en 1650 y Proveedor de la Casa Real de España y de Portugal, además de ser una de las bodegas con más reconocimientos internacionales.

El negocio lo comenzó D. Diego Cabeza de Aranda y Zarco, quien dirigió la bodega hasta que D. Francisco Antonio de la Tixera se unió a él como socio. “CZ” corresponde a las iniciales de los apellidos del fundador, al casarse su hija con D. Joaquín Maria Rivero y González, la bodega se renombró Bodegas J.M. Rivero, manteniendo CZ como marca insignia.

El negocio era todo un éxito en el siglo XIX y, en 1855, la casa contaba con 3.188 botas de vino, con marcas reconocidas internacionalmente como Solera Cabeza 1770, Tixera 1783, Trafalgar 1805, Viejo Oloroso CZ y muchas otras.

En 1991 la bodega fue vendida e inmediatamente después, D. Joaquín Rivero comenzó a planificar la recuperación de la tradición familiar a través de una nueva bodega con una nueva estrategia: “Tradición” responde a una doble intención, la continuación familiar en el sector bodeguero y la recuperación de los procesos tradicionales de elaboración en los Vinos y Brandies de Jerez.

Con esta intención, se adquirió un antiguo casco de bodega y comenzó la tarea de selección de vinos de diferentes soleras y botas antiquísimas de primera calidad para poder seguir con su envejecimiento. Esta tarea fue llevada a cabo por un equipo de expertos, encabezados por D. José Ignacio Domecq Fernandez de Bobadilla, anteriormente enólogo en Domecq e hijo del legendario D. José Ignacio Domecq González, conocido en el sector como “La Nariz”, junto con D. José Blandino, nuestro capataz, con más de 50 años de experiencia en Jerez.

En el año 2007 se adquirió un nuevo casco de bodega adjunto al original en la calle Rincón Malillo, donde tenemos capacidad para incrementar las existencias de nuestros vinos en aproximadamente 400 botas destinado a la crianza de nuestro Fino, y que estará operativa desde principios de 2015.

 

tradicion.jpg

 

Las bodegas Barbadillo fueron fundadas hacia 1821 por Benigno Barbadillo y Ortigüela (1783-1837) y su primo Manuel López Barbadillo en Sanlúcar de Barrameda.

Nacidos en Covarrubias (provincia de Burgos) con un capital traído con ellos mismos desde México, a consecuencia de la Independencia, tras antes haber tenido un negocio de ultramarinos, ambos socios adquieren la primera bodega, llamada del Toro en 1824.

A la muerte del primero se separan los primos, y su viuda, Mª. Dolores Díez Rodríguez contrajo en 1840 segundo matrimonio con su pariente y empleado Pedro Rodríguez, que no sólo aumentó el capital de la empresa, sino que creó una bajo su propio nombre. En 1863 Pedro Rodríguez y Manuel Barbadillo Díez constituyeron la sociedad Pedro Rodríguez e Hijo. Posteriormente el hijo del segundo, Antonio Barbadillo Ambrossy creó su propia empresa, aumentándole el capital gracias a la gran aportación de su mujer Caridad Rodríguez Terán, nieta del acaudalado vinatero Rafael Terán Carreras.

La firma tomó diversos nombres: Antonio Barbadillo Ambrossy, Antonio Barbadillo S. L., Antonio Barbadillo S. A. hasta su nombre reciente Bodegas Barbadillo S. L., manteniendo quince bodegas de diversos estilos, desde el “tipo catedral” como La Arboledilla, al “tipo granero” como la de Angiolletti , pasando por las de “tipo conventual” como las bodegas La Compañía y San Agustín.

pastora.jpg

 

Pastora es una manzanilla de larga crianza biológica. Hunde sus raíces en las soleras de Solear, de donde pasa a ocupar un espacio muy concreto en la bodega La Pastora, con clara orientación al río, justo sobre el terraplén que dividen los barrios alto y bajo sanluqueño. Es una bodega absolutamente propicia para la crianza. Pastora, por edad, es una manzanilla pasada. Ronda los nueve años. Sin embargo, las condiciones de crianza de la bodega que la guarda ofrecen un vino biológico todavía, muy alejado del carácter austero que se adivina en le manzanilla En Rama Saca Estacional que nos ofrece el casco bodeguero de El Potro. Cincuenta metros de distancia entre dos edificios que propician la aparición de dos manzanillas totalmente diferentes.

 

Sin duda una jornada de autontico gozo para los que somos aficionados a estos vinos.

Tambien hubo otras bodegas dignas de mencion como Perez Barquero con su buena gama a base de Pedro Ximenez en Montilla, Ximenez Spínola o Bodegas Collado con sus Sacristia, pero uno da lo que da y no hubo esta vez oportunidad de parar en estos sitios y no por falta de interes sino por el preciado tiempo.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s